domingo, 21 de marzo de 2010

Sobre faltas, erratas y otras lindezas

Hola a todos. Como comenté anoche en la entrada que hice al blog, pensaba hablar de un tema que llevamos observando y manifestando muchos blogs en las novelas que se publican últimamente. Faltas, erratas y errores de concordancia y de estilo (sobre todo lo he observado en las de género juvenil, romántico y fantástico. En la narrativa adulta parece que se tiene mucho más cuidado). El otro día leí una entrada que hizo Alba (Letras y escenas) al respecto de esto, y días después leí algo muy parecido en el blog de Oscar (Libros a raudales). Así que hoy me toca a mí.
Érase una vez, en un país muy lejano una princesa muy hermosa. Su belleza estaba comentada, y todos los muchachos del reino la alagaban con regalos. Desde todos los rincones llegaban marqueses, varones y duques para contemplar su veldad. Eran tantos los muchachos que luchaban por merecer sus fabores, que la princesa propuso una prueva:

-Es un royo tener que decidir entre tantos pretendientes –la princesa rio y dejó caer un pañuelo sobre la hierva-. Tras pesarlo detenidamente e decidido someter mi mano al que me traiga una rosa negra de las montañas magicas. Haber quien me la trae.

-¡Va! Eso está echo –dijo un pretendiente recogiendo el pañuelo-. Mañana sin falta tendréis la rosa en vuestras manos –se hechó una mochila al hombro y salió corriendo en busca del regalo para la princesa.

Pero huvo quien fue más lejos y añadió:

-¿A osado decir que mañana la tendréis en buestras manos? No ay caballero que me supere en velocidad...

¿Habéis encontrado alguna falta? A ver si las pilláis. Os puedo asegurar que no me las he sacado de la manga. Todas las faltas estas están recogidas en las novelas que últimamente se publican.

¿Por qué esa dejadez en las novelas que publican últimamente? No sé si es que no hay dinero para los correctores de estilo y para los correctores ortográficos, pero hay ciertos errores que me dejan sin aliento. Tras el aturdimiento que me provocan ciertas faltas, intento pasar un muy tupido velo para seguir disfrutando de la lectura. Y esto ya no es sólo una llamada de atención hacia los escritores, sino a quienes publican. No está en mi ánimo dejar en evidencia a ningún autor, pues alguna vez se nos puede escapar alguna falta y errata.

Está claro que desde fuera se ven los errores mucho mejor que desde dentro. A mí me pasa, y supongo que no soy la única a la que le cuesta reconocer ciertos errores. Varios pares de ojos ven mucho más que un par. Además, hay que tener en cuenta que las novelas deben de ser un modelo para quienes las leemos. Una falta reiterada en un texto puede hacernos dudar de si realmente una palabra se escribe con V o con B, o con H o sin H.

En este sentido, creo que los autores extranjeros tienen cierta ventaja sobre los autores españoles, a no ser que se haga una mala traducción de la novela, "que haberlas hailas". Sin embargo suelo encontrarme muchas más faltas en los autores de aquí, que en los extranjeros. Está claro que no puedo meter a todos en el mismo saco. También hay excepciones. Es muy raro que me encuentre faltas en las novelas de David Lozano, Maite Carranza, José Antonio Cotrina, Laura Gallego, Care Santos, Fernando Marías, Bárbara G. Rivero o Antoni García Llorca, por poner un ejemplo.


Dicen las malas lenguas, y no sé si será verdad, que cierto premio nobel tiene faltas de ortografía, errores gramaticales y que sus novelas tienen que revisarse de arriba abajo. Si estas novelas no hubiesen sido corregidas es posible que no hubiera llegado tan lejos, o igual sí, pero considero que una obra que llega a mis manos es redonda, no sólo por tener un argumento maravilloso, sino por tener en cuenta todas estas cuestiones.


Y vosotros, ¿qué pensáis de las faltas? ¿Consideras que se debe cuidar este aspecto?

36 comentarios:

  1. Habría tanto que decir sobre este asunto...

    Personalmente me gustan los libros bien editados, que no sólo implica bien escritos, sino bien maquetados y bien corregidos.

    Un libro lleno de faltas seguramente me haga abandonar la lectura a la primera de cambio, suelo ser exigente con ese tema. Y quien dice faltas puede decir otros problemas ortotipográficos, como que no se haya unificado el uso de determinadas grafías, que se sigan criterios diferentes (aunque todos válidos) para la acentuación de las mismas palabras... Una corrección tiene muchísimos más problemas que las simples faltas de ortografía.

    Para empezar, exculpemos un poquito a los autores, no siempre las faltas que tiene un texto las ha "provocado" el propio autor, puesto que a veces el texto ha sido "picado" (pasado a máquina) por otra persona.

    Y todas las novelas se han de corregir de arriba a abajo -no sólo las de un Nobel-, porque, entre otras cosas, corregirse uno mismo es imposible: uno por más que repase lee una y otra vez lo que ha querido escribir y no lo que realmente ha escrito, por lo que no es raro que a un escritor se le escape mal escrita o construída una palabra o frase que realmente sí sabe como utilizar. A veces no es cuestión de que el escritor sea más docto en cuanto al uso del lenguaje, sino que sea más o menos despistado, o más o menos meticuloso.

    ¿Todas las editoriales tienen correctores? En principio, todas "las grandes" sí. Y la mayoría de las pequeñas. Además, si hay tiempo y dinero lo ideal es poder hacer correcciones cruzadas en las que dos pares de ojos corrigen más que uno. Y que de la corrección de ortotipografía y de la de estilo se encarguen personas diferentes, porque son procesos distintos en los que hay que leer y mirar el texto de maneras particulares en cada caso.

    Un buen corrector no va a hacer de un mal libro un libro bueno; no creáis que su trabajo resta mérito al autor. Un libro que ha pasado por una corrección de ortotipografía y una de estilo no es necesariamente un libro bueno: es un libro correcto.

    En cuando al tema de la traducción... En la industria editorial española hay traducciones excelentes y traducciones horribles llenas de "falsos amigos" y otros problemas; con demasiada frecuencia se piensa que cualquiera que hable bien un idioma puede traducir o corregir en él, y algunos de los más flagrantes desaguisados que he leído en el último año en cuanto a traducción corresponden a textos traducidos por... periodistas.

    No obstante, en España hay excelentes traductores y correctores (Asetrad y Unico son respectivamente dos asociaciones profesionales donde encontrarlos) y a mi juicio NO HAY EXCUSA para que salgan al mercado -incluído el de la edición digital- libros que no cumplan unos mínimos de calidad en cuanto a estos dos aspectos.

    ResponderEliminar
  2. Para mí, una falta de ortografía es uno de los peores males del mundo. No pretendo compararlo con el hambre en el mundo, pero... ¿En un libro? Entiendo que cuando hablemos por el msn, escribamos o cualquier cosa, las pongamos. Y recalcó, otra vez, ¿EN UN LIBRO?
    Cuando veo una falta, me horrorizo. Si es un libro, AÚN MÁS. Entiendo que haya algunas. Pero... ¿entero?
    No sé si es que, con esto del lenguaje sms se ha empobrecido nuestro vocabulario, nuestro lenguaje, y todo. Si es por eso, no puedo hacer otra cosa que darme cabezazos contra la pared. ¿Tan malo es escribirlo con todas las letras? ¿Tan malo es buscar otras palabras? Yo jamás he escrito abreviaturas. Y tampoco las entiendo, así soy feliz.
    Me parece muy, pero que muy horrible que el escribir con todas las letras, con tildes, y con las correctas frases, se haya dejado de lado. Y me da pena.
    Mucha pena.

    ResponderEliminar
  3. Uf, las faltas de ortografía...
    Desde pequeña mi madre me ha enseñado que encontrártelas en un texto es algo muy feo, y se lo agradezco muchísimo. Por aquel entonces, sólo hablábamos de MIS faltas de ortografía (que, por suerte, no eran muchas), comprensible en una niña; pero la cosa cambia cuando estamos hablando de novelas publicadas y (en teoría) revisadas.

    Es normal que se escape alguna falta, sobretodo alguna tilde, pero que todo esté plagado de ellas (y algunas llegan a escandalizar) no es normal, pero sí es preocupante.
    (Debo confesar que, afortunadamente, no me he encontrado con este problema, pero sí se está hablando mucho sobre ello en los blogs)

    Como tú muy bien decías, si se publica una novela, es porque alguien la ha revisado y está lista para que el público tenga acceso a ella. Pero (por lo que veo) encontramos más novelas plagadas de faltas cada vez más a menudo. ¿Por qué? ¿Serán las prisas de las editoriales por publicar? No sé cómo funciona una empresa de este tipo, pero sería posible que así fuera.

    Ahora estoy pensando en algo que estamos discutiendo este año en mi carrera (periodismo), y es que las personas cada vez buscamos más el dinero, y lo otro nos da igual. Se ha cambiado el "amor al arte" por el "amor al dinero".

    ¿Tanto costaría releer una novela para comprobar que esté todo en orden? No sé, si la publicas, en teoría es porque crees en ella y porque "te dice" algo...

    En fin, podría pasarme horas hablando sobre ello, pero creo que ya me he enrollado bastante... :S

    Una entrada muy interesante, Anabel ;)
    Y vaya texto, el del principio :S

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  4. Aaaaamén. Pero seguirá pasando, seguirá pareciéndome lamentable y vergonzoso, y seguiré quejándome.
    A ver si alguien se da por aludido y se da cuenta de que DE VERDAD es tremendamente irresponsable publicar algo con tan poca calidad ortográfica o como se quiera llamar.

    Lo peor es cuando escritores y editoriales se excusan con razones ridículas: poooor favor, que no nos hemos caído de un guindo ¬¬
    Y cuando arremeten contra ti por quejarte de algo legítimo, adiós muy buenas. Y ocurre.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que cuando ves una errata en una novela, bueno es normal que tenga una o dos, pero sin mucha importancia. Pero cuando las empiezas a ver en cada página, el libro acaba perdiendo algo... Es como si el libro lo hubiesen impreso sin revisar y eso, al menos a mí, no me gusta nada. Porque ya cojo ese libro como si fuese una caza del tesoro (en este caso de erratas) a la que yo no me he apuntado. Deberían tener más cuidado con esas cosas, un libro que no tienen faltas es más agradable a la vista.
    Otra cosa de la que me he dado cuenta es del mal uso de "le" y "la", he leído más de una vez "la dije que... " Porque, al parecer, mucha gente es laísta y también deberían tener cuidado con eso...
    Besos :)

    ResponderEliminar
  6. Os he subido la imagen un esquema de cómo funciona un preceso editorial completo, con todos los controles necesarios para garantizar la calidad de una publicación:

    Proceso de edición

    Evidentemente, saltando pasos se acortan plazos y se ahorra dinero, pero luego sale lo que sale.

    ResponderEliminar
  7. Paula, como digo, no está en mi ánimo dejar en ridículo a ningún autor, sino hacer una llamada de atención a quienes publican. No he dado nombre de editoriales, pero cada cual que se mire el ombligo y que saque conclusiones. Y sí, me gustan los libros bien editados, sin faltas de ortografía y sin errores de estilo. Las erratas son más difíciles de encontrar, pero también las hay. Es cierto que suelo encontrar más errores en las empresas pequeñas que en las grandes. Y te doy lla razón, hay excelentes traductores, por eso digo que a veces los autores españoles están en desventaja con respecto a los extranjeros. Muchos traductores conocen muy bien su trabajo. Con respecto a los periodistas también me llevo las manos a la cabeza. He llegado a escuchar: La madre del difunto estaba de cuerpo presente... ¿Sabrá realmente qué ha dicho? Esto podría dar mucho más de sí.

    Ámbar, es una pena que se economice en el lenguaje, pero esto es algo que avanza cada vez más deprisa. Una cosa es un mensaje de móvil y otra muy distinta en un libro.

    Cristina, yo me tuve que aprender las reglas ortográficas con 13 años porque mis ejercicios estaban plagados de faltas. Ahora lo agradezco, y en ese sentido intento inculcárselo a mi hijo. El amor al dinero no tiene que estar reñido por el amor al arte. Está claro que el texto no vale nada, pero todas las faltas que habéis visto yo las he leído en diferentes novelas.

    Alba, como te comenté en tu blog, esta entrada llevaba mucho tiempo pensándola. No quería dejar pasar más tiempo, ya que pienso que deberíamos ser muchos más quienes denunciemos estas cuestiones. ¿Que no quieren colaborar con el blog? Lo siento, pero no quiero dejar de hablar de este hecho cuando tantas y tantas novelas están plagadas de faltas. Lo mismo que si una novela no me gusta no voy a decir que me ha encantado sólo para que me sigan enviando más libros. ¿Qué erremeten por manifestar un hecho que ocurre? Yo creo que los blogs que hacemos reseñas tenemos la obligación de ser sinceros. Yo no soy peridista, no me rijo por su código, pero no quiero engañar a los lectores que se asoman a esta ventana.

    Marina, dos o tres erratas en una novela no me preocupa, lo que me preocupa es la reiteración en el texto. Y como tú dices, a veces me encuentro a la caza de las faltas, cuando debería intesarme mucho más la historia. Con el tema del laismo se está extendiendo también a pasos agigantados.

    Paula, ahora mismo le echo un vistazo.

    Besitos :)

    ResponderEliminar
  8. Paula, le he echado un vistazo, pero no puedo verlo muy bien. Si tienes algún enlace desde tu blog, déjalo aquí.

    ResponderEliminar
  9. Yo personalmente puedo perdonar alguna que otra falta, porque puede tratarse de una simple errata. Pero cuando ves que se repiten mucho, o que son faltas demasiado gorda,la verdad es que chirría mucho y es una falta de profesionalidad inmensa, ya no sólo por parte del escritor, sino de todos los implicados (traductor, editor, etc.).

    Y me parece más grave aun que esto se repita más en los libros de literatura juvenil, ya que son los jóvenes los que más faltas de ortografía cometen, y esto no les ayuda precisamente.

    ResponderEliminar
  10. Anabel, es que es una captura de parte de un pdf, te lo mando entero al correo para que lo veas mejor :)

    ResponderEliminar
  11. Kelemvor, yo también perdono alguna falta o errata, pero no estamos hablando de algo puntual, estamos hablando de un hecho reiterado en una novela. Y eso sí que es una pena.

    Alba, tenemos que ser valientes para manifestar estas cuestiones. No decimos nada que no sea cierto.

    Besitos ;)

    ResponderEliminar
  12. Hay que deshacerse de lo que esté defectuoso.

    ResponderEliminar
  13. Ay, dios mío, que dolor de ojos!!! uff, mira que en las editoriales hay correctores... ¬¬ pero.. uff, HE sin H!! ¡¡e!! O_O me coje algo xD

    ResponderEliminar
  14. Me permito correr el riesgo de estar de acuerdo con García Márquez ¡jubilemos las haches!¿hay algo más pijo que discutir sobre la ortografía? Cuál es el argumento para escandalizarse tanto? Todos entienden los SMS,nadie se cuestiona a Juan Ramón Jiménez ¿o sí? Es feo, también lo son muchos de ustedes, ¿hay que prohibirlos? El único argumento válido es que desnuda la falacia de este momento histórico: no es necesario tener cultura para ser un triunfador, solo hay que tener contactos o en su defecto buenas tetas.

    ResponderEliminar
  15. Me encanta relacionarme con dioses y sin duda esta es una ocasión para ello.
    ¡Cuánto dios dispuesto a perdonar!¡Cuánto ente perfecto pidiendo, exigiendo quizá, deshacerse de lo defectuoso!
    Si se publican insufribles novelas plagadas de errores, inadecuaciones, faltas ortográficas es porque los lectores de esos productos no las advierten, o no las consideran un obstáculo para disfrutar la lectura. Por eso las editoriales, cuyos nombres no mencionan aquí (porque claro si quieres publicar...), las publican primando lo que hoy se prima el negocio. Espero que no se ofendan los dioses y buen negocio. Yo me voy a mi esquina a seguir mendigando, eso sí, con muy buena ortografía.

    ResponderEliminar
  16. Jubílate. Te voy a hacer cazo, como al cerdo.

    Anabel, el cartel de "Abrido" va a mi facebook xD

    Besotes.

    ResponderEliminar
  17. Óscar, yo apostaría más por revisar muchos textos de los que se publican. Yo siempre aprendo algo de ellos, por muy malo que sea.

    KrisTinna, esa falta la he llegado a ver en más de una ocasión.

    1er anónimo, no comparto lo que dices de jubilar las haches. Me puedes llamar perfectamente pija, snob, me da igual. Unas erratas en un texto se pueden asumir, pero no cuando es algo reiterado. Y sí, quien tiene padrino se bautiza, pero también hay mucha gente que se esfuerza mucho y triunfan. ¿Me estás diciendo que como no tengo ni padrino ni buenas tetas no voy a triunfar? Desde luego no me voy a quedar en mi casa sin hacer nada al respecto. Lucharé como muchos otros. Y cada uno se mire el ombligo.

    2º anónimo, desde luego no me considero una diosa, pero gracias por hacérmelo ver. Sí que manifiesto un hecho que lleva sucediendo de un tiempo a esta parte. Que cada cual asuma su parte de responsabilidad. Esto no es una guerra abierta. Te equivocas si piensas que voy a dar una lista. No era esa mi intención. Ha quedado muy clara desde un principio.

    ResponderEliminar
  18. Vaya...¡qué sensible el nazi!
    Estoy abrumado con tus agudos argumentos. Te recomiendo El Manifiesto Futurista de Marinetti, hay buenas traducciones que respetan las anacrónicas normas ortográficas de la RAE. Sin duda te fascinará su contenido. Lo dicho, como dios no defraudas nada.

    ResponderEliminar
  19. El cuento es... X_________X. Mis ojos han muerto.
    Ahora en serio, vale que todos queremos ahorrar en los tiempos que corren, pero, jolín, las editoriales se están pasando. ¿Y luego tienen la cara de cobrar 15 o 20 eurazos por un libro PLAGADO de faltas? Mira, por eso mismo he eliminado Embrujo de mi lista. Y creo que es una autora alemana, ¿no? Por lo tanto el libro pasó por una traducción... Es que vamos a ver, ¡si el Word mismo tiene un corrector ortográfico! No será el mejor del mundo, pero bien que te saca de apuros si dudas muy mucho.
    A eso lo llamo DESGANA, DESCUIDO y DEJADEZ con el trabajo. Y si aun por encima tienen la DESFACHATEZ de enfadarse con vosotras, solo porque nos dais a conocer algo importante, ES QUE NO VALEN LA PENA. Así de claro. O mejoran su trabajo, o se aguantan las críticas. Por Dios, con la gente que hay en la cola del paro...

    ResponderEliminar
  20. Señorita lo de jubilar las haches lo dijo un maestro: Gabriel García Marquez.
    Me voy a permitir corregirle uno de los errores gramaticales que ha cometido hoy:"pero también hay mucha gente que se esfuerza mucho y triunfan" El sujeto de "triunfan" es mucha gente, por lo tanto el verbo debe estar en singular, tiene que concordar con el sujeto. Este es el tipo de errores que si pueden causar serios daños colaterales a la comprensión de un texto escrito.
    Por otra parte, reputada bloguera e incondicional acólito, ofenderse ante la discrepancia no es un síntoma de mucha altura.Parece que los anónimos pretendían animar un poco este anódino intercambio de adulaciones.
    Para terminar le diré que señalar las editoriales que no son serias, sino que estafan a sus clientes vendiéndoles dudosas obras inundadas de faltas de expresión graves, sería una digna labor por parte de este blog, labor que solo las mentes inexpertas en el arte de la reflexión confudirían con una guerra.

    ResponderEliminar
  21. Señorita lo de jubilar las haches lo dijo un maestro: Gabriel García Márquez.
    Me voy a permitir corregirle uno de los errores gramaticales que ha cometido hoy:"pero también hay mucha gente que se esfuerza mucho y triunfan" El sujeto de "triunfan" es mucha gente, por lo tanto el verbo debe estar en singular, tiene que concordar con el sujeto. Este es el tipo de errores que sí pueden causar serios daños colaterales a la comprensión de un texto escrito.
    Por otra parte, reputada bloguera e incondicional acólito, ofenderse ante la discrepancia no es un síntoma de mucha altura.Parece que los anónimos pretendían animar un poco este anodino intercambio de adulaciones.
    Para terminar le diré que señalar las editoriales que no son serias, sino que estafan a sus clientes vendiéndoles dudosas obras inundadas de faltas de expresión graves, sería una digna labor por parte de este blog, labor que solo las mentes inexpertas en el arte de la reflexión confudirían con una guerra.
    Ahí va corregido para los que no lo entendieron debido a las faltas...

    ResponderEliminar
  22. Anabel:

    Supongo que eso depende de la paciencia de cada uno. La mía es nula en este aspecto, y soy incapaz de leer un libro mal escrito.

    ¡La esencia de la literatura está en las palabras!

    Y si lo que se pretende es simplemente contar una historia, para eso hay otras muchas vías. El audio-libro es una.

    Pero por favor, es como ver una peli borrosa o escuchar una canción distorsionada.

    Soy de los que exigen un mínimo de calidad en los productos que compro, y por ello opto por devolver a la tienda lo defectuoso.

    Los lectores tenemos a nuestra disposición un inmenso catálogo de libros para elegir. Es el propio producto lo que nos tiene que convencer.

    Probablemente se pierdan buenas historias por cuestiones como ésta, pero más pierde la editorial que las publica en esas condiciones.

    De manera que no, no me interesa aprender de libros mal escritos. Hay otras muchas opciones, y hasta que las editoriales no comiencen a tomarse esto en serio, soy de los que votan por aislar, aislar y aislar.

    Un besote. Y no le des juego al vulgar mortal ^^

    ResponderEliminar
  23. Señorita lo de jubilar las haches lo dijo un maestro: Gabriel García Márquez.
    Me voy a permitir corregirle uno de los errores gramaticales que ha cometido hoy:"pero también hay mucha gente que se esfuerza mucho y triunfan" El sujeto de "triunfan" es mucha gente, por lo tanto el verbo debe estar en singular, tiene que concordar con el sujeto. Este es el tipo de errores que sí pueden causar serios daños colaterales a la comprensión de un texto escrito.
    Por otra parte, reputada bloguera e incondicional acólito, ofenderse ante la discrepancia no es un síntoma de mucha altura.Parece que los anónimos pretendían animar un poco este anodino intercambio de adulaciones.
    Para terminar le diré que señalar las editoriales que no son serias, sino que estafan a sus clientes vendiéndoles dudosas obras inundadas de faltas de expresión graves, sería una digna labor por parte de este blog, labor que solo las mentes inexpertas en el arte de la reflexión confudirían con una guerra.
    Ahí va corregido para aquellos que no lo entendían.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo, no me siento ofendida, en absoluto. Y llevas razón en que a triunfa le sobra la N final. No me voy a excusar. Muchas gracias por hacerme ver esta falta. Pero como he dicho no quiero que esto se convierta en una guerra abierta. Si esa es tu intención te has vuelto a equivocar conmigo. Y por favor, te pido una cosa, si quieres participar en un debate, muestra tu nombre.

    ResponderEliminar
  25. Yo concuerdo contigo Anabel, faltas ortográficas reiteradas afectan, personalmente, mi lectura. Para los que hallamos en un libro un mundo de ensueños y mágicas palabras, nos estrellamos al ver una falta ortográfica. Creo que son errores que no deben pasar desapercibidos, la escritura y la ortografía van siempre de la mano, una le otorga valor a la otra.

    ...anónimo es y anónimo se quedara, lastima que debido a ello, no podamos tomar sus opiniones con total seriedad :D

    Saludos!

    ResponderEliminar
  26. Bueno... espero na hacer alguna falta de ortografía... pero es que yo tengo muchas, claro que también soy muuuuy joven.
    Sin embargo te apoyo con toda razón... mira como ya he dicho antes, tengo muchas faltas de ortografía pero... hasta yo, inculta lectora... estoy viendo cada error gramatical en el libro de Federico Moccia, Perdona pero quiero casarme contigo... creo que si se cometen esas faltas demuestran claramentre que no se toman en serio su trabajo... OSTRAS! Sí, tu trabajo es escribir bien pues hazlo... claro que una, dos, tres a lo sumo se te pueden escapar... pero ¡¿UNA EN CADA PAGINA?! O.O
    Desde luego... mi padre siempre me dice.. ¿como puedes tener tantas faltas de ortografía si desde que naciste tenias un libro bajo el brazo? (o algo parecido xD).. yo siempre le respondo... "Deberías de darme las gracias de no escribir como escriben en los libros.. porque hay cada falta de ortografía".
    Con lo del anónimo... ¡QUE MUESTREN SU NOMBRA CARAY Y QUE NO INTENTEN HERIR Y MOLESTAR! Que se nota la malicia de algunos desde lejos y hasta yo con mi corta edad lo veo desde lejos.
    Como tu dices que muestre quien es. Pero no, son todos unos cobardes que prefieren esconderse tras la típica foto de "perfil humano vacío con signo de interrogación"... ¬¬
    espero una de tus brillantes entradas con muchas expectación,
    Un Bzz

    ResponderEliminar
  27. Clau, sí, no me gusta encontrar faltas reiteradas en una novela que se supone que ha pasado por muchas manos. No soy la única que piensa así.

    Mireia, yo también cometo faltas, y de hecho se me ha pasado una porque a veces escribo muy deprisa y no me doy cuenta. La cuestión no es si yo tengo faltas o si las tienes tú, es si las novelas por las que pagamos las tienen. Yo abogo por que vuelvan los correctores de estilo. En algunas novelas brillan por su ausencia.

    Y está claro que cada cual puede manifestar su opinión, pero siempre dando la cara. No voy a consentir más comentarios anónimos en el blog. Que cada cual se lo tome como le dé la gana ;)

    ResponderEliminar
  28. Si! como dije en LyE, encontré varias faltas en libros que leí recientemente. Por ejemplo, en "Los Juegos del Hambre" encontré un par de falta. Pero peor es el caso de "El Cuento Número Trece" que estoy leyendo, que ya van varias faltas y erratas (la mayoría de poner artículos singulares a sustantivos plurales, o comerse una letra...).
    Es verdad también que se nos puede (y de hecho pasa) escapar alguna (remarco, ALGUNA) falta, es normal; pero llega un momento en que dices (¿porque escribo del tu y no del vos? jeje...) "¿Cómo pueden haber escrito esto?/¿Cómo pueden venderlo así?"...

    Saludos desde Argentina!!

    PD: Yo creo (y casi te aseguraría) que Care Santos o Laura Gallego entregan sus originales sin faltas... jejeje =P

    ResponderEliminar
  29. “Aquí yace media España, murió de la otra media”
    Señorita Anabel, resulta decepcionante leer como lo que apuntaba a una encendida, que no irrespetuosa, discusión se ha convertido en una estridente pelea de patio de colegio. Contome un alumno de historia que algún emperador romano precisaba que un esclavo le repitiera al oído: "recuerda que no eres un dios". Si sólo nos rodeamos de aduladores corremos el riesgo de convertirnos en necios sin que nadie nos lo advierta.
    Le digo esto con todo mi respeto, respeto por las crisis, por las discrepancias y por los argumentos. La evolución surge del desacuerdo, de los cambios, de la diferencia. No es extraño que ese anónimo, ahora desterrado de este foro, haya confundido el espacio con uno libre, inteligente, ágil, literario. Usted sabrá señorita, es su blog.
    En cuanto a usted, Óscar, sus comentarios carecen del ingenio necesario para permitirse la arrogancia que usted ha exhibido esta tarde. ¿Qué pensaría de su precaria y casi histérica forma de enfrentarse a la ironía su brillante homónimo irlandés? Sin duda, él jamás lo invitaría a una tertulia.
    Por otra parte, jovencito, hay que reconocer a los maestros aunque vistan de mendigos.
    ¡AH! Óscar, ese ligero, casi imperceptible temblor interior que acabas de percibir es la duda. Muy recomendable, madre del aprendizaje si sabes rendirte a ella.
    Buenas noches, desde este rincón salvaje donde la vida está tan cruda, tan desnuda, tan bella, que los dioses y los hombres apuestan a la misma carta mirándose a los ojos. Desde este lugar donde todo es tan cierto que siempre dudamos de ello.

    ResponderEliminar
  30. Justo ahora estoy leyendo un libro de Laura Gallego y le he pillado una falta, un "de que" en un sitio donde no debería ir. De todas formas, no es el peor libro que he encontrado en este sentido. Algunos están tan mal entre errores ortográficos y tipográficos que he acabado cogiendo un lápiz para corregirlos. Estas cosas me ponen muy nerviosa.

    Yo creo que hay que cuidar la ortografía y la redacción siempre, pero si se trata de un libro, todavía más. No es lo mismo equivocarse en un blog o un foro donde se lee y escribe gratis que en un libro, porque el libro lo hemos pagado y por ello se le pide un mínimo de calidad. Los libros están muy caros y son una referencia de buena escritura para mucha gente, de modo que deberían estar más cuidados en este aspecto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Mario, Anónimo o quien quiera que seas:

    Wilde te pediría que marcharas a París, a echar un par de flores en su tumba.

    Au revoir!!

    ResponderEliminar
  32. JMH, yo estaría casi segura, pero no lo puedo afirmar. Y alguna errata se cuela. Nos pasa a todos.

    Rusta, como digo, es posible que se le haya colado alguna errata, pero no es lo usual en sus novelas.

    Óscar, si necesito esta frase ya te la pediré.

    Beistos ;)

    ResponderEliminar
  33. Y eso que has dicho es cierto... los libros se pagan muy caros... y merecemos que nos den lo que pagamos :(
    Yo si me compro un libro quiero un libro correcto.
    me gustaría que si hace falta... se repasan los libro un, dos, tres, cuatro... y más veces con tal de no cometer erratas. ¿Que el libro sale a la venta más tarde? Da igual. Pagamos por un servicio y, ese servicio ha de estar bien hecho y punto.

    Bzz

    ResponderEliminar
  34. ¡Hola Anabel!
    Me ha parecido muy interesante todo lo que has dicho y estoy de acuerdo contigo. Soy de las que cuando empieza un libro, en el momento en el que encuentro una falta, dejo de leerlo, soy así.

    Sin embargo, todo cambia cuando escribo.

    No sé por qué. Pero soy incapaz de ver mis propios errores. No es que tenga miles de faltas. Al revés, pero siempre hay alguna. Y por más que reviso, sigo encontrando. Y no sé qué hacer. Normalmente escribo relato corto, incluso he ganado algún concurso. Es fácil no tener ningún fallo en nueve páginas. (Puedes releerlo todo 30 veces). Pero- para mí-es imposible no tenerlos en 400.(Releerla tanto sería inhumano).
    Como sé que eres una escritora asentada y que has trabajado en editoriales, me gustaría saber qué criterios utiliza una editorial para "dejar de leer" algo, es decir, cuántas faltas de ortografía tolera antes de tirar un manuscrito a la basura.
    He enviado una novela a una editorial, después de mil revisiones, y he cometido un gran error: volver a leerla una vez enviada.

    Me he dado cuenta de que la novela, si bien no tiene faltas de ortografía en general, ni de estilo; si tiene de puntuación.

    Me he dado cuenta de que al final de algunos diálogos no he puesto el punto. Esto probablemente tenga que ver con que corrijo en Word y apenas veo los puntos (por su tamaño). Me refiero, su ausencia no canta tanto como meter un "Vibí" (mis ojos acaban de morir). Y siento que van a tirar mi novela a la papelera por eso. Que para mí comerme puntos es normal, pero un lector de editorial lo verá como un fallo garrafal.

    También tengo errores del tipo de no poner punto final en una frase (o coma) cuando meto una interrogación. Ej: "En serio, no podía creerlo ¿por qué lo hizo?" Y estoy martirizandome pensando que no tengo nada que hacer contra gente con estudios específicos (filología, periodismo, etc)... frente a una editorial. Qué por qué lo habré enviado, qué menudo error, etc...

    Hay gente que dice que me exijo mucho. Muchos me han dicho "deja de corregir tanto y mándalo, que si tienes errores la editorial ya te los corregirá". Pero creo, sinceramente, que las editoriales no cogen nada que tenga errores. ¡Y es tan difícil no tenerlos!

    Por otra parte, cada vez veo más faltas en medios profesionales. Es decir, en novelas ya editadas, en artículos de periódico (y estos no son tan largos...). También veo algunas "novelas" publicadas en internet que tienen más de diez fallos en cada página, al lado de ellos soy una crack de la gramática, pero supongo que esas no son las novelas que reciben las editoriales.

    Tengo miedo de que me rechacen por este tipo de cosas. Y de verdad que leí muchísimas veces la novela. Y se la envié a gente. Y dos de ellas me dijeron que no habían visto NINGUNA falta. Otras dos me señalaron dos cositas cada una. Ninguna de las cuatro vió el problema de los puntos. Y son gente con un rango de edad de los 20 a los 30. No son treceañeros precisamente.

    Sólo quería preguntarte, más o menos, cuánto es capaz de "tolerar" una editorial. Si van al fondo de la novela y no se preocupan por la gramática, o si en cuanto ven que alguien tiene algún error lo manda a la basura.

    Quería saber si soy la única persona que cada vez que lee su texto ve un fallo nuevo. No me cuesta nada verlo cuando los textos son de otro, pero con los mios no sé qué me pasa.

    Agradecería mucho que respondieras para paliar mi sufrimiento. Y si dijeras que tienes dos o tres faltas por cada quince páginas, me harías sentirme humana y dejaría de pensar que soy un asco xD. Me hice esta cuenta solo para comentarte el blog. Un saludo y gracias por leerme.

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la entrada? Puedes dejarme tu opinión.

Avisa de los spoilers, por favor.

No se aceptan Url de ningún blog.