martes, 20 de febrero de 2018

El Capitán Zheimer, Nacho Golfe

¿Qué estarías dispuesto a hacer por tus abuelos?
Descubre esta aventura a través del tiempo. Esta loca pandillas de amigos lucha con dinosaurios, gladiadores y sobre todo, contra el Alzhéimer. Diversión, amistad, imaginación y familia. La historia de un nuevo superhéroe.
La historia de un nieto y su abuelo. La historia del Capitán Zheimer.



Conocí al autor el primer fin de semana de febrero, en el Salón del autor 360º que se celebró en el casino de Valencia. Tuve la suerte de moderar la mesa de literatura juvenil e infantil en la que él participaba. Ya entonces me llamó la atención este libro porque pretendía acercar la enfermedad del Alzheimer a niños y jóvenes, aunque de una manera divertida y lúdica. También cuenta con unas ilustraciones muy llamativas, a modo de cómic,  que hacen atractivo este libro.

Lo curioso es que el superhéroe de esta historia es un abuelo que padece la enfermedad del Alzheimer. Nico, su nieto, junto a sus tres mejores amigos, tratará de que no se pierdan todas esas historias que el señor Nicolás sabe. Y es que el Capitán Zheimer tiene muchas cosas que decir aún. En sus momentos de lucidez, como profesor de historia que fue, todavía recuerda algunos hechos que contaba en sus clases a sus alumnos.

Gracias a una máquina muy particular inventada por Aris, los cuatro amigos y el Capitán Zheimer logran viajar al pasado. En un principio tenían la intención de ir hasta los tiempos de Gutenberg, el inventor de la imprenta, pero algo falla y viajan hasta el Imperio romano, en concreto durante el gobierno de Julio César. Nico, Aris, Remache, Spider y el señor Nicolás, convertido ya en Capitán Zheimer, tienen que luchar contra gladiadores. Pero esta será la primera de las aventuras que vivirá esta pandilla tan peculiar.

El capitán Zheimer es una obra que no solo va dirigida para chavales de entre 10 a 12 años, también es una lectura para mayores. El autor no pretende esconder la enfermedad, tampoco pretende engañar a los lectores con que esta enfermedad se puede curar. Su intención es otra, es la de dar a conocer cómo la vive una familia y cómo les afecta cuando la persona que lo padece no recuerda ni quién es su hijo. Esto es lo más llamativo de la novela.

Desde luego, esta novela ha sido todo un descubrimiento. Hablar de esta enfermedad sin caer en el dramatismo es un acierto. El autor toca este tema con ternura y con delicadeza. Por mi parte, la recomiendo como lectura en colegios. 

martes, 13 de febrero de 2018

V Concurso de Relatos Marbella Activa

QUINTO CONCURSO DE RELATOS MA_V4

La Asociación Marbella Activa junto a Fundación Fuerte y la tienda DOLIVA convocan el V Concurso de Relatos Marbella Activa, una iniciativa que nació para fomentar la cultura y la literatura y que con la presente edición cumple su quinto aniversario, esperando, como en la anterior, una alta participación.

Se abre de nuevo esta convocatoria para cualquier persona residente en la U.E., aunque los textos deban estar redactados en español. El plazo de admisión de las obras será a partir del día 20 de diciembre de 2017 hasta el 31 de marzo de 2018.

La temática del concurso vuelve a ser “La Marbella de cada día”. El principal patrocinador es la Fundación Fuerte aportando el primer y tercer premio: un primer premio en metálico, que asciende a 1.000 euros, y un tercero, una estancia de dos noches para dos personas en fin de semana en cualquiera de los establecimientos de la cadena Fuerte Hoteles: HFC CL, HFG y HFER. Para el segundo premiovalorado en 400 euros  repite como patrocinador la firma local, D.Oliva, que consolida su mecenazgo con Marbella Activa. 

Como motivo del quinto aniversario de nuestro concurso de relatos, se editará un libro con la selección de los mejores relatos de las últimas cuatro ediciones más los finalistas de esta V edición, además de publicar nuestro ya habitual libro con la selección de los mejores relatos finalistas de la quinta: en este caso “Los Relatos del 18″.

La composición del jurado está formada por profesionales de reconocido prestigio como la historiadora y escritora, Ana María Mata, Alejandro Pedregosa, poeta y novelista y Francisco Javier Moreno, Doctor en Historia del Arte, bajo la coordinación de Jose Manuel Beltrán. Serán los encargados de analizar la calidad literaria de los textos, la creatividad, la alineación del relato con la temática del concurso que versará sobre la la Marbella de cada día.

Tras el fallo del jurado, que se hará público en la página web de Marbella Activa, la entrega final de premios a los ganadores y finalistas está prevista que se realice a finales de mayo de 2018.
Aquí os dejamos las bases de participación del V concurso:


viernes, 9 de febrero de 2018

El día en que se perdió el amor, Javier Castillo


SINOPSIS: «A veces el amor te pone en el camino equivocado para que sepas cuánto duele.»
A las doce de la mañana del 14 de diciembre, una joven llena de magulladuras se presenta desnuda en las instalaciones del FBI en Nueva York. El inspector Bowring, jefe de la Unidad de Criminología, intentará descubrir qué esconde una nota amarillenta con el nombre de una mujer que horas después aparece decapitada en un descampado. La investigación lo sumirá de lleno en una trama en la que el destino, el amor y la venganza se entrelazan en una truculenta historia que guarda conexión con la desaparición de una chica varios años antes y cuyo paradero nunca pudo descubrir.
Un año después de los sucesos ocurridos en Boston, Jacob y Amanda intentan comenzar una nueva vida juntos en Nueva York, pero la aparición de una enorme espiral pintada en la pared del salón de su casa dilapidará para siempre sus planes de futuro.
Es difícil hacer una reseña de una novela con la que tienes sentimientos encontrados. Por una parte me ha gustado el ritmo ágil que tiene la historia, salvo las partes que se corresponden a Carla, que creo que ralentizaba la trama. Tiene la intriga suficiente como para que te mantenga pegada a sus hojas. Pero, por otra, me ha parecido que había momentos en los que al autor le ha faltado algo más de documentación y eso me ha sacado alguna vez fuera de la trama.

El día en que se perdió el amor empieza un año después de la primera parte. Una joven camina desnuda por las calles de Nueva York y llega hasta las instalaciones de las oficinas del FBI. Es el inspector Browring quien se hace cargo del caso. La mujer da pistas de un asesinato que está a punto de cometerse, además de que tiene información del primer caso no resuelto del inspector. Por otra parte, Jacob vive con Amanda y han intentado dejar el pasado atrás. También conoceremos a una joven, Carla, que vive en un monasterio alejada del mundanal ruido. Y por último, Steven, el padre de Amanda, trata de salvar a su hija de las garra de la muerte.

Como he comentado, tengo sentimientos encontrados con esta novela. Es cierto que tiene un principio potente, que engancha y crea expectativas, aunque a medida que avanza la trama no se cumplen del todo. Si El día que se perdió la cordura me pareció algo diferente en cuanto a trama y me sorprendió, aun dejando algún cabo suelto, esta me ha parecido más de lo mismo. La forma en que se desarrollan los capítulos, es de la misma manera que en el primer libro. A su favor tengo que decir que sigue utilizando capítulos cortos y va alternando personajes.

Hay cosas que no me he terminado de creer. Quizá en este aspecto la tele tenga algo de culpa por todas las series que hemos visto de este tema. No es que yo sea una entendida, pero algunas situaciones me parecían increíbles. Para empezar me ha costado creer que el FBI se hiciera cargo de una mujer que va desnuda por la calle. O el tema médico, que también me ha chirriado. No me ha quedado claro por qué Amanda necesitaba la sangre de su padre, cuando no tenía un tipo de sangre fuera de lo común. Es cierto que está al borde de la muerte, pero no es excusa para que necesite precisamente la de su padre. Si era una excusa para sacarlo de la cárcel, es un deus ex machina en toda regla. 

Siguiendo con el tema médico de Amanda, no he entendido cómo desaparece de un hospital sin que nadie sepa de ella. Acaba de recibir una puñalada que casi le cuesta la vida, y cuando vuelve a aparecer, solo siente una ligera molestia. Me ha parecido cuando menos increíble esta evolución como paciente.  No es el único tema médico que me ha chirriado. Cuando Jacob va al psiquiátrico para hablar con la madre de Amanda y con un médico, es una paciente la que se ofrece a resolver sus dudas. Ambos se mueven por el hospital con mucha libertad para este tipo de centros.

No es que sea una mala novela, es más, podría decir que es entretenida, además de que resuelve algunos cabos sueltos de la primera parte, cosa que se agradece, pero siento que esta segunda historia tiene momentos en los que he sentido que había mucha paja y como si se hubiera escrito con prisas para sacar el producto a la calle. Tiene una buena campaña de marqueting detrás, ya que la primera novela gustó bastante. Puede que esta novela no me haya terminado de convencer a mí, pero estoy segura de que serán muchos los lectores que agradezcan una lectura como esta.