viernes, 5 de diciembre de 2014

El general Ople y lady Camper


Una pequeña localidad de la campiña inglesa servirá como telón de fondo al divertido encuentro de la atípica y entrañable pareja formada por el general Ople, un militar retirado, y su excéntrica vecina, lady Camper. Él cae rendido a sus pies, pero ella no está dispuesta a facilitarle las cosas y lo pondrá continuamente a prueba con un único objetivo: mofarse de las convenciones sociales. Las diferencias de clase, la reivindicación de los derechos de la mujer o la moderna concepción del amor son algunos de los temas recurrentes en la narrativa de George Meredith, que aparecen aquí con un ingenio y una ligereza que no siempre encontramos en sus novelas más extensas
 Palabra de Virginia Woolf: lo que ella diga va a misa. Que mi admirada autora de La señora Dalloway se deshaga en alabanzas para esta obra es, a priori, garantía de éxito. Y que encima Oscar Wilde –El retrato de Dorian Gray- y Robert Louis Stevenson –La isla del tesoro, El extraño caso del doctor Jeckyll y míster Hyde- sólo tengan buenas palabras para el estilo de George Meredith termina de convencerme y me pone en una situación de tremenda curiosidad ante El general Ople y lady Camper, una novela injustamente olvidada, escrita en 1877 y que la joven editorial Ardicia rescata y traduce por primera vez a nuestro idioma. Gracias de antemano. Esta historia, de 110 páginas, retrata con una mordacidad asombrosa la sociedad inglesa de la época a través de dos vecinos, un militar retirado y una aristócrata excéntrica, que se relacionan de una forma tan peculiar que no sabemos hasta el final si es amistad, amor o sólo juego. Y atención porque, en esta novela (de hace un siglo y medio) nos encontramos a una protagonista femenina que destaca por su inteligencia, no por su sumisión; por su malicia, no por su ternura; por marcar los ritmos en sus relaciones con los demás, no por dejarse avasallar. Así de adelantada es ella. ¿Qué la hace única?: “Su capacidad para preguntar y exigir respuestas rápidas y deslumbrantes; (…) sus lecturas variadas, su habilidad para poner a los demás en ridículo”. Hablaremos después más en profundidad de lady Camper.
               Qué bien envejece la ironía británica y qué bien viene de vez en cuando un chute de ese humor refinado y sereno en el que nunca se sacrifican las formas, en el que todo se dice con una sonrisa encantadora. A mí me fascina que dos personas se estén poniendo verde a la cara y no pierdan la compostura, es más, se sigan tomando el té en una taza de porcelana con el meñique levantado. Qué educados son. Y de situaciones como éstas está cuajada la novela, que no es más que una comedia victoriana, con momentos divertidísimos en los que no dejamos de ver a lady Camper poner en apuros al bonachón de Ople. Ella se define como refinada, aristocrática y guapa, los demás la llaman excéntrica porque no la entienden. También es muy tiquismiquis y dice estas cosas: “Las frases vulgares suelen tolerarse, salvo cuando los culpables son allegados nuestros porque entonces, además de ofendernos, nos comprometen”. Él, sin embargo, es más parado, roza lo simplón y se ve sobrepasado por esta mujer. Lady Camper es, sin duda, el azote, el motor, la maquiavélica.
            No os voy a engañar:  hay que hacer un esfuerzo extra para acercarse al estilo del señor Meredith, que sucumbe a las convenciones literarias de la época con una prosa barroca y alambicada, que casa muy bien con la historia, pero que le resulta lejana al lector actual. Ojo, es un estilo cuidado, impecable y poderoso, como dicen algunos, pero tan trabajado que exige un alto nivel de concentración. Y así nos habla de la hipocresía, de las ridiculeces y las falsas virtudes. Del esnobismo, la pedantería, la ignorancia. De que hay mil formas de amar y de relacionarse.
            Para todos los que quieran pasar un fin de semana en la campiña inglesa o les guste imbuirse en ese ambiente que ha popularizado Downton Abbey –sí, ya sé que es un poco posterior- es una novela perfecta. El general Ople y lady Camper bebe de esa tradición inglesa de tratar la comedia con elegancia, con una sutileza que la hace todavía más efectiva, como también hicieran otros como William Makepeace Thackeray. Y lo más admirable de todo es que un hombre, George Meredith, sea tan valiente como para reivindicar el papel de una mujer inteligente, independiente y libre a finales del siglo XIX: ahí, abriendo caminos. El broche de oro lo pone un posfacio de Virginia Woolf. Pues felicidades.


4 comentarios:

  1. no pinta mal pero no me llama mucho...la prosa esta tan poderosa y pulcra me termina cansando, y para libros reivindicando el papel de la mujer tengo muchas novelas románticas, que aunque parezca que no, hay muchas que abogan y reivindican eso mismo
    un beesito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas! Gracias por pasarte. Buen puente. Un beso fuerte. Dani.

      Eliminar
  2. Aunque tiene buena pinta, lo voy a dejar pasar porque no me termina de convencer.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. No me importaría hacer ese esfuerzo extra... Creo que este libro me gustaría, así que apuntado me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la entrada? Puedes dejarme tu opinión.

Avisa de los spoilers, por favor.

No se aceptan Url de ningún blog.