sábado, 13 de febrero de 2016

Pájaros de América


Pájaros de América es el libro que situó a Lorrie Moore entre las voces más destacadas del panorama literario norteamericano de los últimos tiempos. Elegido Libro del Año por The New York Times y finalista del Premio Nacional de la Crítica, su fama saltó también a Inglaterra. En plena madurez de su estilo, Moore retrata a una serie de hombres y mujeres de la Norteamérica de hoy, seres solitarios y perdidos que han aprendido a vivir con sus decepciones, siempre con la sensación de encontrarse en el lugar inadecuado, de no ser los verdaderos protagonistas de sus vidas. Vidas que se diluyen en permanente contraste con el gran sueño americano, que transcurren como un viaje sin lugar de origen ni destino. Así, estas historias llevan impreso el sello de la realidad cotidiana convertida en tragedia, de lo vulgar que se transmuta en lo terrible. Con la sinceridad aplastante con que concibe el arte de narrar y el humor negro y mordaz que la caracteriza, Lorrie Moore ofrece al lector la ocasión de compartir su particular visión del mundo.
 Bien, Pájaros de América podría estar en esa sección nueva que me acabo de inventar y que podría llamarse Libros Que Salvaría De Un Incendio, Libros Que Me Hubiera Gustado Escribir A Mí o Libros Que No Me Canso De Leer Y Que Terminaré Por Saberme De Memoria, y en el que también estarían, por ejemplo La Regenta, de Alas Clarín, y La carretera, de Cormac McCarthy. Esta recopilación de relatos, publicada hace ya casi veinte años por Salamandra, significó mi descubrimiento y el comienzo de mi fascinación por Lorrie Moore, esta escritora norteamericana (1957) que ha conseguido consagrarse como una de las voces más potentes y también más peculiares de la narrativa contemporánea. Doy fe de ello. ¿Por qué? Por su capacidad para levantar imágenes, por esa prosa tan contundente y a la vez dotada de ese halo poético tan atractivo, por sus personajes, tan desubicados del mundo como alguna vez lo hemos estado nosotros, y por esa forma de dejar los relatos abiertos.
            Discúlpenme si exagero en sus alabanzas –que no lo hago–, pero todos necesitamos idealizar referentes, marcarnos metas. Y lo cierto es que Lorrie Moore es una meta altísima, un Edén literario. Nos dice la autora que estamos condenados a la incomunicación y que todos nuestros esfuerzos por entender a los demás y por hacernos entender son estériles; que nuestra condena es la de ir por el mundo sabiendo que estamos solos, que sólo podemos fingir que conectamos con los demás. Es por eso, que retrata con maestría matrimonios aburridos y terribles, relaciones de padres e hijos torcidas desde la infancia, y enfermedades graves. Tenemos, por ejemplo, familias que se reúnen en Navidad y donde sale a la superficie las afinidades y las rencillas; una mujer que no sabe cómo superar la muerte de su gato o una aburrida jovencita que hace un viaje con su madre insoportable. No se pierdan, por favor, -y léanlo antes de morir- el cuento Gente así es la única que hay por aquí: farfullar canónico de oncología pediátrica, una auténtica obra de arte en el complicado universo de los cuentos. Una maravilla.
            En uno de los cuentos, en el primero, la protagonista dice que a veces no sabe vivir, que cree que no le han dado las herramientas para hacerlo: como si le hubieran dado una sopa de sobre y un peine y llevara toda su vida peinando el sobre de sopa. Pues sí, esta gente es la que habita estos relatos, y la que se pasea por sus páginas sin posibilidad de redimirse. ¿Es pesimista? Puede, pero es una sensación más pesada y más profunda, es un acercamiento a la cara más afilada del ser humano, a ese mundo donde nuestras únicas armas son nuestras debilidades, nuestros fracasos. El título, Pájaros de América, está sacado de una de las reflexiones de la autora en la que se pregunta si los pájaros quieren decir algo cuando pían, “o nada de nada”. Yo prefiero a Lorrie en los relatos: en las novelas no se halla y las historias suelen terminar convertidas en algo caótico y lento.
            Déjense llevar, confíen en mí y lean Pájaros de América, y sucumban al desconcierto, y al pesimismo literario. Se quedarán fascinados con la capacidad de Lorrie Moore de enlazar cosas extrañas, de hacer comparaciones absolutamente brillantes y de convertir la cotidianidad en una disección fascinante de la naturaleza humana. A esta autora hay que conocerla y, si consiguen pillarle la onda, amarla. Amarla mucho y seguido, como yo.   

jueves, 11 de febrero de 2016

El juramento de Isabel, C. W. Gortner


SINOPSIS: Isabel de Castilla fue la reina guerrera que culminó la Reconquista y favoreció el viaje a Cristóbal Colón a América, pero poco sabemos de sus primeros años, del aislamiento de su infancia junto a una madre mentalmente inestable, o de cómo desde muy joven se vio obligada a vivir en la corte de su hermanastro, donde los nobles se disputaban el favor del excéntrico rey mientras su envidiosa esposa planeaba destruir a todos sus rivales, entre ellos Isabel y su hermano menor, Alfonso. Isabel será retenida contra su voluntad, sospechosa de traición durante una revuelta contra el rey, y su decisión de casarse con Fernando de Aragón —del que queda prendada nada más conocerlo, alumbrando una historia de amor que durará toda su vida— conmociona a buena parte de la nobleza castellana. Estos hechos serán determinantes para que emerja como la nueva heredera de Castilla, embarcándose en una cruenta lucha por un trono que nunca antes había deseado. El juramento de Isabel. La vida de una mujer apasionante, cuya biografía ha saltado de los libros de historia a la televisión.

Acabo de terminar esta novela y tengo que reconocer que me ha dejado muy buen sabor de boca. Hay que ver, que con lo que me gusta la historia, qué poco sabía de la vida de esta reina, Isabel la Católica y la idea tan equivocada que tenía de ella. No sé de dónde surgió esa imagen que tenía preconcebida sobre Isabel, pero desde luego después de leer esta novela y de ver la serie, he cambiado de parecer. Para nada se parece a esa Isabel inculta, sucia y con pocas miras de futuro que yo creía que era.

Isabel la Católica fue una mujer de su tiempo que jamás soñó con ser reina y trató de mediar entre Alfonso (su hermano pequeño) y Enrique (su hermanastro mayor). La experiencia de otras monarcas no había sido buena y los reinados habían durado muy poco. Isabel siempre apoyó a su hermano, el rey Enrique IV, aunque tuvo sus más y sus menos con él.  

En la novela se habla de la figura histórica, pero también conocemos a la mujer, hermana, amante y madre que fue. Es cierto que pasa por encima de algunos datos históricos, pero este detalle tiene su aspecto positivo, al menos para mí, porque nos acerca mucho más a la mujer que fue en la intimidad. Esto también le da agilidad a la narración.

Uno de los logros de esta novela historiada es el ritmo que mantiene, que no habría sido posible si el autor se hubiera detenido a detallar los hechos históricos. Para nada se hace aburrida a pesar de las más de 600 páginas que tiene, se deja leer muy bien. Está claro que los diálogos son ficcionados, pero son muy buenos y quiero pensar que se acercan mucho a la realidad, reflejando posiblemente cómo se comportó ella.

El autor nos muestra una mujer obcecada, aunque también renacentista, un movimiento que estaba naciendo y extendiéndose por toda Europa. Nos la muestra como un personaje inteligente que asume su destino cuando es coronada reina a la edad de 23 años. Antepuso su deber como reina para con las Cortes de Castilla a todo lo demás. Limpió de nobles corruptos la corte y tuvo claro desde el inicio de su reinado la frase que rigió su matrimonio con Fernando: tanto monta, monta tanto. También vemos que es una mujer con una visión de futuro de la que carecía su marido, o al menos, así lo he sentido yo. Trajo las primeras imprentas a España con el ánimo de que el pueblo leyera, y promulgó una ley para que las mujeres pudieran acceder a las universidades y dieran clases. Cabalgó al lado de su marido en tiempos de guerra. No tuvo clara la expulsión de los judíos después de la caída de Granada, pero finalmente transigió. Estaba más cerca de su confesor, el que luego fuera el Cardenal Cisneros que con Torquemada, el azote de los judíos. Se dejó seducir por la idea de un marino genovés, llamado Cristobal Colón, para atravesar el mar Océano en busca de otra ruta hacia las Indias (aquí es donde acaba la novela, aunque no la vida de esta mujer tan increíble).

Desde luego nada de lo que comento es un spoiler, todo forma parte de la historia. Lo interesante de la novela es acercarse al personaje que no se conoce tanto. A mí, me ha encantado conocer a la mujer que había detrás de la reina. 

miércoles, 10 de febrero de 2016

El amor está de moda


El sueño de Cocó es convertirse en una diseñadora, aunque no una de fama mundial. Lo que de verdad quiere es trabajar para la mujer real. Tiene muy claro su objetivo, pero este puede estar en peligro cuando comienza a tratar con Lana Chantal, una modelo tan hermosa como insufrible, y con Guy Larroquette, un diseñador a punto de dejar su huella en el complicado mundo de la moda. ¿Qué ocurrirá cuando tengan que trabajar codo con codo para sacar una nueva colección adelante? El amor está de moda es una novela ácida y mordaz que te atrapará desde la primera página gracias al impecable estilo de la autora, de unos personajes excepcionales y de la magia que sobrevuela el mundo del diseño.
Hoy voy a reseñar un libro que ha salido hace apenas una semana y que, sencillamente, me enamoró. Se trata de El amor está de moda, de Arwen Grey. Las personas que, como yo, somos apasionados de la novela romántica, en todas sus vertientes, sabemos muy bien que la estructura es la misma en todas y cada una de las novelas, pero eso no significa nada. A menudo nos encontramos con una historia que nos conquista y a mí me ha pasado con la obra de esta autora.

 Bajo el manto de la moda, nos encontramos con una historia cuyos personajes son, realmente, sublimes. Frescos, divertidos y, sobre todo, muy temperamentales. Esos rasgos serán los que doten a la novela de una originalidad que nos mantendrá enganchados desde primer momento. Cocó, la protagonista de esta historia, ha vivido toda su vida entre hilos y botones, gracias a que su madre tiene un taller de costura y ella ha estado allí desde que tiene memoria. Guy es el misterio personificado. Hay algo adictivo en él, algo que nos impulsa a seguir leyendo una página tras otra para conocer aquello que esconde. Un personaje muy carismático, bien construido y, sobre todo, llamativo. Alguien que dota a esta novela de una fuerza excepcional.

Sin embargo, no solo son dignos de mención los protagonistas, los secundarios juegan un papel muy importante en el desarrollo de los acontecimientos y, además, despiertan en nosotros una serie de emociones, sensaciones, que va desde la ternura hasta la diversión más absoluta. Es más que probable que, como me pasó a mí, ciertas escenas del libro te saque ya no solo una sonrisa, sino una carcajada.

La moda, el misterio que rodea al personaje principal es lo que conforma el aliño de esta historia, pero a esto hay que sumarle la música y, sobre todo, el baile. La novela no sería la misma sin la importancia que tiene el tango, ni sin los personajes que aparecen en uno de los escenarios. Los personajes, ya sean principales o secundarios y los diversos escenarios conforman el engranaje de la novela, uno que no podría haber resultado mejor. 

En cuanto a la narración en sí, la pluma de esta autora es elegante. Con su forma de escribir consigue que nos metamos de lleno en la historia, desde la primera página. Los diálogos son muy buenos y eso también tiene un gran peso en el hecho de que la historia enganche de esa forma. Los dos protagonistas tienen que amoldarse para trabajar juntos cuando su visión de la moda es muy distinta y eso, desde los primeros capítulos, hará que leamos diversos choques, diversas riñas que, si como a mí, te gustan los piques entre los personajes, no te dejarán indiferentes.

En definitiva, es una novela más que recomendable si te gusta el género romántico. Una historia muy bien hilada que me ha sorprendido muy gratamente. Ha sido una sorpresa descubrir a esta autora, porque hasta ahora no había leído nada de ella, pero si todas sus historias están escritas de esta forma, no dudaré en leer algo más de ella. Y espero que más pronto que tarde.