miércoles, 4 de mayo de 2016

El crimen de Orcival


Se ha cometido un asesinato en los terrenos del Castillo de Valfeuillu, propiedad del conde de Trémorel. Dos cazadores furtivos han encontrado el cadáver de su esposa Berthe sumergido en un cañaveral. Mientras la policía local de Orcival está convencida de haber encontrado a los culpables y da por concluida su línea de investigación, llega un policía especial de la Sûreté de París, el inspector Lecoq, que se hace cargo del caso. El astuto detective inicia su propia investigación —caracterizada por el constante uso del método deductivo— recolectando pruebas, estudiando exhaustivamente el escenario y las posibles circunstancias del crimen, entrevistando a los testigos y analizando los posibles móviles de los sospechosos El crimen de Orcival (1866) —obra maestra de Émile Gaboriau que constituyó un éxito sin precedentes en el momento de su publicación— nos envuelve desde la primera escena en una atmósfera de suspense creciente que nos conduce a través de un vertiginoso recorrido de deducciones y suposiciones.Conspiraciones, sospechas, mentiras, chantajes, documentos secretos, celos, adulterio… todo debe pasar por el tamiz de la mente deductiva de Lecoq, convirtiendo la novela en una suerte de thriller de perfecta factura que mantiene en vilo al lector hasta la última página.
Puede resultar raro para el lector actual que un asesinato sangriento se resuelva sin la luz ultravioleta, sin las pruebas de ADN y sin esos ordenadores modernísimo que aparecen en CSI. Hubo un tiempo en el que bastaban los ojos y la deducción, en la que la lógica y los testigos parecían ser las única herramientas para encontrar al asesino. Y esto lo hace todo más emocionante y es más, aquí reside uno de los elementos más estimulantes de esta novela, El crimen de Orcival, escrita por Émile Gaboriau, y que la editorial D’Época recupera en su colección Misterios de Época con una edición ilustrada impecable, que nos lleva hasta finales del siglo XIX para contarnos la historia de un extraño asesinato, una desconcertante desaparición y un detective, Lecoq, al que no se le va un detalle y que se hace cargo de la investigación para ponerlo todo patas arriba. Y no hay forma de resistirse: la ambientación, el crimen y, cómo no, el protagonista provocan una hipnosis inmediata.
            Cualquier lector avispado sabe que el detective Lecoq, que ya había aparecido como personaje secundario en una novela anterior del autor, va a ser un pilar fundamental en el desarrollo de la historia y en la resolución del crimen. Lo es –no les estoy haciendo ningún spoiler- y no sólo porque apele continuamente a la observación, a la inteligencia y a la deducción sino por un carisma muy particular. Se trata de un protagonista con peso, con estilo y que se mueve con soltura por un escenario difícil donde nadie es lo que parece. El autor, además, y fíjense qué visionario, nos ofrece a los habitantes del siglo XXI una novela ágil y con un ritmo cuidadísimo, repleta de diálogos; nada que ver con la densidad imperante en la época.
            El crimen de Orcival tiene una estructura peculiar, y que funciona como un reloj: la primera mitad, nos presenta el crimen, al protagonista y los posibles culpables; y en la segunda, nos cuenta la historia de por qué los asesinos actúan como actúan, y y entonces, aparecen los amores, las traiciones, los celos y las venganzas. Puede ser leído como una novela negra, y también como una pasional, de grandes afectos, de dramas tremendos, de odios imposibles. El estilo no se convierte en ningún momento en un obstáculo: tiene el sello de la época en la que fue escrito, pero es cercano y asequible.
            El crimen de Orcival corrobora lo que la editorial D’Época viene haciendo –y de una forma exquisita- desde sus inicios: la recuperación de esas novelas decimonónicas que gozaron de gran popularidad en su tiempo, pero que ahora son auténticas desconocidas. Y esta historia es una prueba de ello. Igual que hay lectores para cada libros, también hay libros para cada editorial. Y está claro que D’Época ha sabido cogerle el punto a estas novelas. Esta historia del detective Lecoq se recibe, un siglo y medio después de haber sido escrita, como una mezcla equilibradísima de misterio, de romance y de sorpresa. Y además, leer con una encuadernación tan buena, multiplica el placer literario. El crimen de Orcival es, y con esto lo digo todo, un acierto, una de esas novelas de intriga que consiguen plenamente su objetivo: intrigar al que lee, hacerlo partícipe de la trama.



sábado, 30 de abril de 2016

Fidelity, Anabel Botella


¿Crees en las casualidades o prefieres pensar que es el destino? Lu y Marcos son muy distintos, aunque ambos aman la literatura. Su primer encuentro es bastante desafortunado. Y el segundo tampoco es mejor. Sin embargo, será la pasión por las letras y un programa de radio lo que les dé una tercera oportunidad. ¿Surgirá la magia entre ellos?
Hay historias maravillosas y esta es una de esas. Si tuviera que elegir una sola palabra sería magia. Y es que nos encontramos ante una novela que me ha cautivado como pocas han hecho. Los que me conocen saben que devoro los libros, que leo con bastante rapidez, pero en este caso me ha pasado todo lo contrario. Quería disfrutar página tras página, saborearla...emocionarme con los personajes, con su propia historia.

Lu es una muchacha especial, una entusiasta de la literatura con la que las lectoras nos sentiremos realmente identificadas. Conocerla es un auténtico placer, puesto que lo hacemos por medio de fragmentos que ella misma escoge de diversos libros, por las películas que le gustan o, incluso, por la música que escucha. El arte, en diversas facetas, actúa como enlace en esta historia y no podía ser de otra forma. Y Marcos, el protagonista masculino es, sencillamente, cautivador. 

La novela está ambientada en Valencia, los que allí residimos podemos reconocer todos y cada uno de los lugares que se describen, las calles por las que pasean. Eso, sumado a la forma que tiene de narrar la autora, facilita que nos imaginemos la escena que estamos leyendo, como si fuéramos unos espectadores que estuvieran observando de primera mano todo lo que estaba ocurriendo. 

Se trata de una historia en la que todo está perfectamente enlazado, ya sea las distintas citas que se utilizan al principio de cada capítulo o los fragmentos que Lu utiliza para su programa de radio. Unos encuentros algo desafortunados, capricho del destino, y la magia que, en mi opinión, desprende la literatura, son la base de esta novela. Una base estupenda. 

Tenemos dos narradores distintos, puesto que se alterna la voz de Lu y de Marcos, pero también vemos unas notas que nos hablan de otro personaje, por lo que vamos teniendo tres puntos de vista distintos. En mi opinión, no se me ocurre mejor forma de narrar esta novela, puesto que de esa forma conocemos de primera mano los pensamientos y sentimientos de los protagonistas. 

En definitiva, se trata de una historia mágica en la que el destino juega un gran papel. No puedo añadir mucho más, simplemente me ha parecido maravillosa y la recomiendo con creces. 

miércoles, 20 de abril de 2016

Conociendo a nuevos autores


Andrea Palacios es una joven músico, hija de famosos, que está acostumbrada a tenerlo todo en la vida. Aburrida y sola, vive la vida sin límites, hasta el punto que a veces ni se da cuenta ni sabe dónde poner el freno. Guapa y perfecta, también acostumbra a tener a cualquier hombre que desee. Una noche de fiesta extrema se acuesta con un compañero de la banda de música y, colocada y borracha, a la mañana siguiente apenas puede recordar. El problema es que su amigo ha sido asesinado de forma cruel y sanguinolenta y el cadáver está en su cama. El inspector Sandoval se da cuenta enseguida de cómo es Andrea, y si a eso le sumas que odia a todo aquel que consume drogas, crea una animadversión hacia la chica que la trastorna desde el primer momento, acostumbrada a que ningún hombre se le resista. Cuando las huellas de Andrea aparezcan en el arma homicida sus encantos no podrán hacer nada para salvarse de una posible condena. ¿Quién ha podido hacer algo así? ¿Quién quiere incriminarla? Una lucha por declarar su inocencia a la vez que una terrible atracción hacia un policía que apenas la mira serán el detonante de esta novela romántica, erótica y con un entramado policial que te hará mantenerte en tensión desde la primera página. ¿Logrará Andrea demostrar su inocencia? ¿Conseguirá que su policía favorito sucumbe a sus encantos? Desde el momento en el que el inspector Rubén Sandoval pronuncie las palabras “No hay hombre que no te considere hermosa”, ella sabrá que tarde o temprano caerá en sus redes pero, ¿cuándo?
Biografía
Nací el 10 de Abril de 1975. Desde pequeñita me gustó escribir. Cuando me preguntaban qué quería ser de mayor siempre decía escritora, y aunque estuve unos años queriendo ser abogada e incluso me llegué a plantear ser policía, cuando terminé el instituto me decanté por lo que siempre me había llenado más y estudié Filología Hispánica. Polifacética, durante nueve años toqué el oboe en una banda de música de falla, pero cuando la carrera empezó a exigir tuve que dejarla para poder afrontar los exámenes. De padres separados, desde pequeñita tuve que hacerme cargo de las tareas domésticas porque era la mayor de dos hermanas y mi madre trabajaba mucho. Mi padre siempre fue mi ídolo, él cantaba, tocaba la guitarra, escribía poemas... En fin, que era un bohemio que no supo ser un buen marido y padre de familia y que murió con 48 años de cáncer porque prefirió vivir la vida  como quiso en lugar de cuidarse como debiera. Le echo de menos cada día y me entristece que no haya podido conocer a sus nietos. Pero afortunadamente mi madre había conocido a mi padrastro, quien con sus dos hijos, formó una familia y siempre ha sido el mejor padre que nadie pudiera tener.

Me quedé embarazada con 23 años cuando todavía estaba estudiando y me casé con el padre de mi hijo, pero a los tres años me separé porque éramos totalmente incompatibles. Siempre me he considerado una persona fuerte, afronté el estar sola con mi madre y afrontaría el estarlo con mi hijo. Trabajé duro para sacarlo adelante. Hasta que a los cuatro años conocí al amor de mi vida y me enamoré de su bondad, además de que siempre me pareció guapísimo. Ahora tenemos una hija preciosa y la custodia compartida con el padre de mi hijo. Se llevan diez años y medio y se hace duro, pero con amor todo se puede y por fin puedo dedicarme a lo que realmente me gusta, que es la escritura. Mi marido trabaja duro cada día para que yo pueda cumplir mi sueño de escribir y si mi madre hizo de mí la persona de la cual él se enamoró, él ha hecho que sea la persona que hoy en día soy. Tras autopublicarme una primera novela juvenil de acción, “Esencia de spirulina”; me he decantado por el género romántico-erótico porque es el que me llena y satisface, y sobre todo porque sé que a mis lectoras les gusta lo que cuento. He escrito una trilogía llamada Quiero Bailar Contigo, dos bilogías y tres novelas romántico-eróticas. Tras años en que el continuo estrés me hiciera estar bloqueada, estoy volcada de lleno en la escritura y no pienso parar mientras que la inspiración no me vuelva a abandonar. Hace poco más de un año perdí a mi madre, mi pilar y mi mejor amiga y lo he llevado muy mal porque su ausencia duele muchísimo, pero siempre pienso en lo que ella querría, en la fuerza que siempre me transmitió y allá donde esté, quiero que se sienta orgullosa de mí, así que me esfuerzo cada día por intentar demostrar que valió la pena los sacrificios que tuvo que hacer por salir adelante conmigo y con mi hermana.


Un saludo.


Respuestas
―¿Qué podemos encontrarnos en tu novela y a qué público va dirigida?
En No me mires así encontraréis una novela con una protagonista muy peculiar, basada en un ambiente nada común, con altas dosis de intriga, algo de sexo y muchísimo romance. Además, quienes han leído mis novelas anteriores, encontraran personajes que les resultaran conocidos, como tanto les gusta a mis bailarinas.

―¿Cómo se te ocurrió la idea de la trama?
Pese a que mis novelas son todas románticas, en la mayoría de ellas me gusta que haya una doble trama con tintes de novela negra; me apetecía que la protagonista se viera en un contexto poco común y para ello hice que amaneciera una mañana en una situación  espantosa y que eso trastocara su vida, que hasta el momento le ha resultado fácil. Me pareció que amanecer con el chico con el que te has acostado asesinado sería una buena forma de darle un escarmiento por la vida sin límites a la que está acostumbrada porque ¿qué hay peor que eso?

―¿Uno o dos adjetivos que definan a tus protagonistas?                           
Andrea: alocada y generosa
Rubén: responsable e inseguro

―¿Qué crees que le falta a la literatura actual?
La verdad es que actualmente el género literario es muy completo; durante las últimas décadas se ha producido una cadena de escritores que escriben de todo, sin ningún tipo de censura y eso ha creado una diversidad de géneros que hace que los lectores puedan escoger libremente qué quieren leer y a quién.


―¿Cómo te ves dentro de unos años?
Dentro de unos años no, en breve me gustaría estar publicando con una editorial importante, que mis novelas estuvieran en todas las librerías, que se me conociera por mi trabajo y que pudiera vivir de ello.



Si queréis aparecer en esta sección seguid estos pasos:
Necesito una imagen de la portada, y en formato word una sinopsis de la novela y una biografía del autor. También podéis contestar a unas simples preguntas para que sepamos algo más de vosotros:

―¿Qué podemos encontrarnos en tu novela y a qué público va dirigida?
―¿Cómo se te ocurrió la idea de la trama?
―¿Uno o dos adjetivos que definan a tus protagonistas?
―¿Qué crees que le falta a la literatura actual?
―¿Cómo te ves dentro de unos años?

Cuando tengáis todo el material, me lo podéis enviar a laventanadeloslibros1@gmail.com (Os recomiendo que reviséis las faltas porque sólo copio y pego lo que me enviáis).

Por favor, no me enviéis enlaces con vuestro material porque esto dificulta mi trabajo ni tampoco me sirven novelas que están a medio terminar en un blog. Una cuestión importante, tienes que ser seguidor del blog.