martes, 21 de mayo de 2013

Luces en el canal, David Fernández Sifres

Hola a todos. Hoy os traigo la reseña de la novela ganadora del Premio Barco de Vapor de este año 2013. Se trata de Luces en el canal, de David Fernández Sifres.

SINOPSIS: Al hombre de la barca nunca nadie le ha preguntado su nombre. Tampoco le han preguntado qué son esas extrañas luces que salen a veces de su barca, ni quién es esa especie de monstruo de cara gigantesca y rectangular que aparece algunas noches. Pero Frits está decidido a averiguarlo, y entonces se dará cuenta de que la realidad es mucho más de lo que uno ve.




Luces en el canal cuenta la historia de un niño, Frederick o Frits, que perdió una pierna cuando era pequeño por culpa de una bicicleta, y un vagabundo. Entre ellos se crea una relación muy especial, como la que tendría un abuelo con su nieto.

Jaap Dussel y su mujer viven en un barco en uno de los muchos canales de la ciudad de Ámsterdam. Jaap es hombre que sobrevive de vender los peces que saca del río, aunque también vive de vender bicicletas. De un tiempo a esta parte Frits le deja una bolsa de comida por las noches para este matrimonio pueda sobrellevar el hambre.

Un día Jaap decide hacerle un regalo muy especial a Frits, una bicicleta adaptada a sus necesidades. Sin embargo, el regalo provocará un accidente y Frists acabará en la cama inmovilizado y el señor Dussel será arrestado.

Luces de la ciudad es un cuento realista sobre la situación de algunas personas desfavorecidas, un toque de atención sobre esta gente que parece invisible y muy pocas veces nos paramos a reflexionar el por qué han llegado a esta situación tan precaria. También es un relato con un toque de fantasía, sobre todo hacia al final.

Este tipo de relación que se crea entre un niño y un vagabundo es posible gracias a la inocencia y a la mirada limpia de prejuicios con la que observa Frits. Esta novela es ante todo un canto a la amistad entre dos personas que aparentemente nunca se hubieran conocido si no fuera por la curiosidad de Frits.

En el lado contrario a Frits se encuentra su madre, Erika, una mujer miedosa que protege a su hijo contra todo lo que ella cree que puede dañarle, ya sea montar en bicicleta o la amistad con un vagabundo. No obstante, Erika no podrá robarle lo que el señor Duseel le ha enseñado, creer en uno mismo y ser leal a nuestras ideas.

Otra de las cosas a destacar de la novela es la edición tan cuidada que ha hecho SM y las ilustraciones tan bonitas que hay. Verdaderamente son muy atractivas y realzan la narración de este autor.  

Para finalizar solo puedo alabar esta novela, una historia que rebosa poesía en cada página. Yo solo puedo que recomendar esta lectura, tanto a mayores como a pequeños.

Con la colaboración de SM

3 comentarios:

  1. La verdad es que se ve interesante :)
    Muchas gracias por compartirlo!

    Un beso! ^^

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, me he dado cuenta de que estabas en el grupo "bloggers" de facebook pero que no te seguía, ahora si ^^

    Saludos :D

    ResponderEliminar
  3. No pues el libro pinta excelente, muy bonita por que como tu dices este tipo de libros nos muestra el lado bueno de una amistar forjada en la limpieza de la sinceridad de dos seres en igual condiciones en cuanto a entorno, se me antoja muy bonita...

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la entrada? Puedes dejarme tu opinión.

Avisa de los spoilers, por favor.

No se aceptan Url de ningún blog.