lunes, 16 de julio de 2012

La zona

Hola a todos. Hoy os traigo la reseña de una novela no apta para todos los públicos. Se trata de La zona, de Javier Negrete y Juanmi Aguilera y publicada por Espasa.

Laura Fuster, experta en armas biológicas, debe viajar a Matavientos, en el sur de España, al corazón de un mar de invernaderos donde se hacinan miles de inmigrantes ilegales, para hacer frente a una epidemia que podría deberse a un ataque terrorista.
Al entrar en la Zona en cuarentena, descubre que la amenaza es mucho peor de lo que suponía. El virus es letal, actúa con una velocidad sin precedentes y vuelve a los enfermos extremadamente agresivos.
La investigación  de Laura se convierte en una lucha por la supervivencia contra los infectados y también contra el poder de una gran corporación empeñada en que el oscuro secreto de la Zona no salga a la luz.
Un tecnothriller sobre nuestros miedos más profundos e irracionales y la amenaza de un mundo cada vez más deshumanizado.

Lo primero que pensé cuando terminé de leer esta novela fue que si en lugar de estar firmada por Negrete y Aguilera tuviera un apellido anglosajón en su portada, estaría ocupando los primeros puestos de las listas de los más vendidos y, desde luego, se habría hablado de él hasta la saciedad. En este país pasan estas cosas, no debería sorprendernos. Somos así de snobs.

Estamos ante una novela que reúne todos los elementos de un best-seller del género thriller: acción trepidante desde el principio, una protagonista que debe superar una difícil situación personal, un grupo humano de lo más heterogéneo, con fuertes contrastes entre ellos, secretos y misterios que se van desvelando a lo largo de la trama y hasta una malvada corporación multinacional que dota al conjunto de un atractivo tono conspiranoico.

Pero además está muy bien escrita. Utiliza un estilo directo, sin florituras, que se centra en lo fundamental, la acción y los personajes.

El género de los zombies ha vivido una edad de oro en nuestro país, con una profusión de títulos de lo más variado, desde lo más ortodoxo hasta las parodias más desquiciadas. Aun así para muchos supuso una sorpresa que dos autores consagrados, auténticos pesos pesados dentro del fantástico y la ciencia-ficción de nuestro país, decidieran hacer su aportación a este género. Pero lo hicieron saliendo más que airosos del reto.

La trama recuerda algo a Zombie, una de las mejores películas del género del maestro Romero. Allí un grupo heterogéneo de personajes encontraban refugio en un centro comercial cuando se desata el horror. Aquí el horror se desata en un apartado pueblecito almeriense, aislado por el ejército, y el mar de invernaderos que lo rodea. Esta limitación espacial es uno de los grandes aciertos de la novela, un microcosmos aislado donde aflora lo mejor y lo peor de cada uno en una situación límite.

Los autores no ocultan ningún detalle por desagradable o explícito que resulte. El texto está lleno de sudor, sangre, barro y vísceras. No es un menú apto para todos los paladares, pero resulta hasta cierto punto necesario para transmitir toda la angustia y el horror que viven los personajes en una situación tan extrema.

Otro aspecto que me llamó positivamente la atención es el rigor documental que exhiben los autores, desde los protocolos militares y médicos para la intervención en situaciones de riesgo biológico, hasta las explicaciones biomédicas sobre los mecanismos de transmisión e infección de los virus, pasando por la minuciosa descripción de un avanzado laboratorio de análisis biológico de Nivel 4 (el máximo nivel de riesgo biológico). Desconozco hasta qué punto todo lo expuesto se ciñe a la realidad o qué grado de licencia se han permitido los autores, pero se cuidan de que lo narrado sea lo más verosímil posible. Nada chirría en ese sentido.

Por último y no menos importante, hay en la novela un fondo de denuncia social, sobre cómo nuestra sistema permite la existencia de lugares como Matavientos, auténticos infiernos sin ley ni derechos humanos básicos. La infección no hizo más que llevar el infierno a otro nivel. 

Reseña hecha por Juanjo Grau.

8 comentarios:

  1. "Somos así de snobs." No es que seamos así, al menos no todos, es que las novelas anglosajonas cuentan con una mayor apuesta por las editoriales y una mayor promoción, a veces bestial, que una novela escrita por autores españoles. Y aunque unos pocos conozcan determinando título porque son lectores y siguen al día las novedades de autores españoles, los que no sean lectores o lean de uvas a peras no se enteraran de estos libros por buenos que sean, y esto es así (lo digo porque es lo mismo que pasa con los libros escritos en gallego en Galicia -poca visibilidad-)

    El libro tiene muy buena pinta, no lo conocía, pero el tema de los zombies no me interesa mucho, así que a pesar de la "muy buena pinta" no creo que lo lea. Gracias por la reseña.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. pues tiene muy buena pinta, asi que me lo apunto!!!

    un beso :)

    ResponderEliminar
  3. ¿Libro de "zombies" y que ocurre en mi tierra (aunque el pueblo se lo hayan inventado)? creo que tengo que leerlo XDDDD

    ResponderEliminar
  4. ¿Libro de "zombies" y que ocurre en mi tierra (aunque el pueblo se lo hayan inventado)? creo que tengo que leerlo XDDDD

    ResponderEliminar
  5. Me ha picado la curiosidad y es que las conspiraciones me encantan!!!

    ResponderEliminar
  6. Me está gustando mucho lo que se está escribiendo del género en España, así que éste no puedo perdérmelo, pinta genial, a ver si puedo hacerme con él pronto. Una reseña fantástica!

    ResponderEliminar
  7. tengo que echarle un buen vistazo :)
    mmm... jejeje, es mi tipo total.
    besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Me llama mucho la atención. No soy muy de zombies y eso, pero justamente por eso creo que me llama jaja. Además no leí nada de ese género. "Tecnothriller". Ni siquiera sabía que exisitía xD

    Besotes ^^

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la entrada? Puedes dejarme tu opinión.

Avisa de los spoilers, por favor.

No se aceptan Url de ningún blog.