martes, 17 de abril de 2012

Diástole

Hola a todos. Hoy os traigo una novela que me cautivó hace ya unos meses. Se trata de Diástole, de Emilio Bueso y publicada por Salto de página.



Jérôme es un pintor caído en desgracia que recibe el encargo de retratar a Iván, un misterioso extranjero cuyo pasado irá revelándose a medida que nos relate su historia durante las sesiones de posado. Jérôme conocerá así la historia de un hombre perseguido por Moscú durante décadas; un forajido que tuvo que recorrer a la fuga los escenarios más duros de la extinta Unión Soviética, sobrevivir al asedio nazi de Leningrado, desaparecer en las noches de San Petersburgo durante los días más crudos de la dictadura, esconderse en las zonas más contaminadas de Chernóbil... La auténtica naturaleza de Iván se nos revelará cuando conozcamos el antiguo y terrible mal que porta consigo, hecho a partes iguales de radiactividad y de una espantosa maldición que habita en el corazón del arte pictórico. Diástole es un viaje febril que bombea terror y novela negra, dentelladas a la yugular y chutes de heroína, plutonio y poesía.

Diástole es una novela difícil de clasificar por los temas que trata y por cómo está contada, aunque en esta obra predominan muchos elementos de terror. Tiene un cierto halo de romanticismo, en la más pura acepción de la palabra y un toque de poesía en cada línea que el autor escribe. El autor juega con las emociones y con las sensaciones de sus personajes desde un principio. Se nota ese pulso, ese bombeo que hace referencia al título de la novela.

Jérôme es un pintor que se enganchó a la heroína muchos años atrás, un pintor expresionista que tuvo cierto éxito en París. Todos a cuantos amó se han ido de su vida o han muerto. Ahora solo busca sobrevivir a un chute más. El autor hace una correspondencia entre el coche que está en las últimas y la decadencia de este personaje.

Sin embargo parece que su suerte está a punto de cambiar cuando contacta con un misterioso hombre acaudalado que le propone hacerle un retrato durante cuatro noches. Es así como conoce a Ivan, quien le va relatando durante estas noches inquietas cómo ha sido su vida y cómo la ha vivido. A quién amó en su juventud, cómo aquella mujer fue su “perdición”, pero también le supuso una puerta hacia lo desconocido.

También sabemos que vivió en la URSS y cómo fue a parar a Prípiat, una ciudad fantasma y maldita por los efectos de la catástrofe de Chernobyl. Por extraño que parezca Ivan no sufre los efectos de la radiación y puede vivir su historia de amor.

Durante estas cuatro noches el autor plasma como si de un cuadro se tratara la angustia de estos personajes por sentirse vivos. Una belleza que se apaga cuando amanece. Y es aquí cuando el lector siente el verdadero terror de estas dos historias que se entremezclan. Una trama contada garra, pero también vemos que utiliza lo soez para mostrarnos que también hay poesía en lo chabacano.

En fin, Diástole es una novela diferente, aunque el tema central ha sido mil veces contado. Y precisamente por esto mismo Diástole es una gran obra, así como la manera de abordarla



Próxima reseña: El circo de la noche

8 comentarios:

  1. No la conocía para nada, pero me ha gustado tu reseña. Apuntado queda.
    UN saludo!

    ResponderEliminar
  2. Tampoco la conocía, y por lo que cuentas, tiene muy buena pinta. La tendré en cuenta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. A mi me encanto cuando la leí. Muy buenos puntos destacas de la novela. Un saludo,

    ResponderEliminar
  4. Parece bueno... muy buena reseña!! :D

    Saludos, Anya.

    ResponderEliminar
  5. Tiene muy buena pinta lo buscaré. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. No conocía esta novela pero se ve que la has disfrutado, así que tomo nota.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No sabía de la existencia de este libro, pero lograste llamar mi atención. Voy a investigar un poco :)

    Besotes ^^

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la entrada? Puedes dejarme tu opinión.

Avisa de los spoilers, por favor.

No se aceptan Url de ningún blog.